CRUZ DE CARAVACA

ORIGEN Y PRESENCIA DE LA CRUZ
El leño de la Cruz que se conserva en Caravaca es un símbolo cristiano que representa el contenido del mensaje y acción de Cristo.

Su origen y presencia en Caravaca de la cruz está configurado por un hálito misterioso que la impregna todavía más de fuerza expresiva y de atracción.

Se trata de una cruz oriental, procedente de Jerusalén, de una reliquia medieval y patriarcal, por tanto de doble travesaño o cuatro brazos. Se cree que perteneció al patriarca Roberto de Jerusalén, que fue el primer obispo de dicha ciudad una vez conquistada a los musulmanes en la primera cruzada. En Caravaca de la Cruz se venera desde el siglo XIII, concretamente en torno al año 1231 en que, según la tradición, se fecha el milagro de su aparición. Custodiada en esta ciudad, primeramente por la Orden del Temple y posteriormente por la de Santiago, y existe una narración milagrosa de su presencia en el enclave caravaqueño. Es por esto que se recitaba popularmente por los limosneros desde el siglo XIII, el milagro de la Aparición de la Cruz durante la Misa del sacerdote Chirino, y así se escribe en la primera narración escrita y en las posteriores sobre la ciudad: como el misteriosos Aparecimiento, destacándose su fuerza protectora y abarcadora.

Su fama de portentosa y milagrosa, y de ser un símbolo especial atrae a numerosos visitantes.

LA VERA CRUZ DE CARAVACA

La Cruz de Caravaca es un “lignum crucis”, es decir, un fragmento de la verdadera cruz.  Se conserva en un relicario con forma de cruz de doble brazo Horizontal de 17 cms. de alto.

Esta Cruz, se encuenta custodiada en la Real Basílica de la Santísima y Vera Cruz, donde puede visitarse.

TRADICION DEL APARECIMIENTO

Según la tradición histórica local, la presencia de la Cruz en la fortaleza caravaqueña data del año 1231. Eran los tiempos de Fernando III El Santo, rey de Castilla y León, y de Jaime I de Aragón, cuando  el reino taifa de Murcia estaba regido por el famoso Ibn-Hud, que dominó gran parte de AL-Andalus.

Entre los cristianos prisioneros de los musulmanes estaba el sacerdote  Ginés Pérez Chirinos. El sayid interrogó a los cautivos sobre sus respectivos oficios. El sacerdote contestó que el suyo era el de celebrar la misa. Esta profesión despertó la curiosidad del musulmán, el cual dispuso lo necesario para presenciar dicho acto litúrgico. El sacerdote dijo entonces que no podía celebrar misa por faltar en el altar el crucufijo.Y fué al momento cuando, por la ventana del salón, dos angeles transportaron un “lignum crucis” que depositaron en el altar, y así, se pudo continuar la Santa Misa.  Ante la maravillosa aparición, el sayid y toda su corte se bautizaron.

RECONOCIMIENTO OFICIAL POR PARTE DE LA IGLESIA
Ya desde época muy temprana hay un reconocimiento oficial por parte de la Iglesia hacia la Cruz de Caravaca. Podemos citar, entre otros, la bula del Papa Clemente VII(1392), el decreto de Clemente VII (1597), el de Paulo V(1606),las bulas de los Papas Alejandro VIII(1690) y Clemente XI
(1705). En 1736 se concede a la Cruz el Culto de Latría. León XIII, en el 4 de diciembre de 1893 ratifica los mismos privilegios de los siglos XV y XVII.

El nombre oficial con el que se denomina a la Reliquia en los documentos es el de Vera Cruz, nombre relacionado con el Temple. Y desde la Edad Media se la conoce con el nombre, la Vera Cruz de Caravaca.

DIFUSIÓN DE LA CRUZ
La difusión de la Cruz de Caravaca por todo el mundo se debió a las numerosas órdenes religiosas que aquí se establecieron. Fueron sobre todo los jesuitas y los franciscanos los que, en su afán misionero, llevaron el conocimiento de la Cruz de Caravaca a toda HispanoaméricaEuropa.

TRADICIÓN DE REGALAR CRUCES DE CARAVACA

El regalo de la imagen de la Vera Cruz (Cruz verdadera), es una costumbre generalizada en Caravaca desde al menos del siglo XVI, fecha en que se tiene constancia documental de haber regalado las Monjas Carmelitas de nuestra ciudad una Cruz a Santa Teresa.

La entrega de la Cruz es símbolo de cariño, paz y amor entre los hombres.

1 pensamiento sobre “CRUZ DE CARAVACA”

  1. Esta muy bien redactado. Aunque faltan todavia en mi humilde opinión muchos datos. Pues somos muchos los Caravaqueños que hemos encontrado una reticencia hacia la “Santísima y Vera Cruz de Caravaca”. fuera de nuestra tierra. Ánimo y continuar con el blog. Un Caravaqueño nacido en la Placeta de la Soledad (Caravaca de la Cruz).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores